martes, 16 de mayo de 2017

Una mirada al pasado para educar un buen futuro



Como recuerdo del Programa de Educación en Alimentación y Nutrición, (1961-1996), conocido con las siglas EDALNU, el Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia “López Piñero” de la Universitat de València y el Grupo Balmis de Investigación de la Universitat d’Alacant están presentando (del 27 de abril al 27 de octubre de 2017), en la Sala José Puche del Palau de Cerveró de la Universitat de València una exposición dedicada a conocer y reflexionar sobre los principios y las actividades de este programa gubernamental destinado a la promoción de mejores hábitos alimentarios entre la población española de los últimos años del franquismo y los inicios de la democracia. 


La exposición ‘Como aprendimos a comer’ está compuesta por algunas de las ilustraciones, objetos, mensajes y folletos que sirvieron de soporte a la intensa y extensa campaña de enseñanza y divulgación alimentaria y nutricional desarrollada por el Programa EDALNU durante más de treinta años. Destacan los documentales originales ‘La rueda de la alimentación’, dirigido por Antonio Mercero y ‘Cómo alimentarse mejor’ de Mario Barabino, que se pueden ver proyectados en la sala.



Los escenarios principales de actuación del programa EDALNU fueron la escuela, la familia y la comunidad, en los que se trató de introducir nuevos hábitos alimentarios, además de estimular la producción y el consumo local de alimentos. La exposición subraya la importancia del comedor escolar como espacio fundamental para la creación de hábitos alimentarios asociados a dietas variadas y equilibradas. Dispositivos didácticos como la rueda de los alimentos o los franelogramas sirvieron para explicar la composición y el aporte nutricional de los alimentos. Por otra parte, la muestra también destaca la doble estrategia llevaba a cabo desde la recuperación de recetas locales y tradicionales, y la promoción del consumo de leche, que desde su condición de alimento protector se convirtió en un elemento central dentro del programa, hasta el punto de relacionar su consumo con el grado de desarrollo y progreso de los pueblos.






El programa EDALNU surgió en el marco de los acuerdos de colaboración del Gobierno español con agencias internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Durante su trayectoria, creó una red de formadores que llegó a estar integrada por 46.752 personas, distribuidas de forma muy desigual por la geografía española, donde el 94% fueron mujeres. Su discurso de género, no exento de contradicciones, planteó conflictos entre tradición y modernidad. 



Una importante labor de recopilación que quiere ser una herramienta dinámica de recogida de materiales, así en su libro de mano nos estimula a seguir coleccionando el material generado en EDALNU, si alguien de vosotros participó en ella no dudéis en contribuir a recuperar la memoria de esta iniciativa y contactar con proyectoedalnu@gmail.com 




La exposición, comisariada por Antonio García Belmar, presenta los resultados del proyecto de investigación dirigido por Josep Bernabeu Mestre, ambos profesores de la Universitat d’Alacant, y pretende mostrar los estrechos vínculos que unen a la alimentación con la sociedad y la cultura de un país. La exposición se acompaña del ciclo de cine ‘Alimentación y cultura’ y de un ciclo de conferencias que fue inaugurado el pasado 10 de mayo por Consuelo López Nomdedeu, profesora emérita de la Escuela Nacional de Sanidad, experta en educación nutricional y miembro del programa EDALNU. 
Por si os apetece os dejo aquí su programa.



Dia de la inauguración

martes, 7 de marzo de 2017

De modas, contestaciones y salud

Joaquín Sabina ya nos predecía en los años 80 que a las niñas ya no les apetecía ser princesas en su Pongamos que hablo de Madrid, pero me temo que bien entrado el siglo XXI, aún queda mucho camino por recorrer. Mucha información y formación que reciben tanto del conjunto de la sociedad, como en casa y, estoy más que seguro que en más de una escuela (¡Amen!), hace que muchas niñas adopten un rol de género que llevarán como mochila a lo largo de su vida.


Esta semana, cercanos al 8 de marzo, era inevitable también pensar en morado. Así que haberme enterado de que un grupo de 70 modelos americanas ha denunciado las presiones que reciben dentro de la industria de la moda para perder peso, poniendo de paso su salud en riesgo, me ha motivado a escribir sobre ello. Claro está que no es un problema nuevo en su gremio pero la novedad radica en no haberse callado y haberlo denunciado. Parece ser que ello es una continua exigencia y se convierte con demasiada frecuencia en una condición sine qua non previa a su contratación para subirse a la pasarela. La denuncia la han realizado en una carta pública cara a la Fashion Week de Nueva York (9 a 17 de febrero) en la que han hecho un llamamiento para que se dé prioridad a la salud y la diversidad.


Carta pública (en inglés)


Un estudio publicado en enero de 2017 en International Journal of Eating Disorders explica la negligencia de la industria de la moda para incentivar un peso saludable y corrobora el serio problema que ello acarrea. En él se pone de manifiesto que un 81% de las modelos encuestadas estaban por debajo del peso recomendado, que un 62,4% había recibido órdenes de su agencia u otra persona para que perdieran peso, que un 56% se había saltado comidas o ayunado para conseguirlo y que un 8% recurrió a los vómitos para perder los que le requerían. ¡Hay que ver la presión de la moda lo cruel que puede ser!

Fue en 2006 cuando la Pasarela Cibeles (Madrid) saltó a los medios de comunicación por convertirse en la primera que establecía unas medidas corporales mínimas de las modelos para desfilar. Los organizadores de esta pasarela exigieron, y aún exigen, un índice de masa corporal de 18 Kg/m2. Esto implica que una modelo de 1,75 m deberá pesar, como mínimo, 56 kilogramos. Las modelos, aunque aún siguen siendo delgadas no lo son de forma extrema. El objetivo fue exponer un modelo de belleza, alejado de la extrema delgadez y salvaguardar en cierto modo de unos ejemplos cuestionables que tanto daño podría hacer a las adolescentes, en particular, y a la sociedad en general. No tardó la medida en importarse a otras pasarelas como la de Londres o París, aunque fuera con otros criterios. De esta forma, Cibeles fue la pionera en emprender esta medida como lucha contra la anorexia. 




Han pasado 10 años y esta vez (12-12-2016) ha sido el director de la 080 Barcelona Fashion quién quiere fomentar un mayor grado de salud y bienestar, comprometiéndose a impulsar el Decálogo de buenas prácticas sobre el fomento de la autoestima y la imagen corporal y a la realización de formación de todo el entorno para comprender los factores causales y de riesgo, identificar situaciones de falta de salud y poder prevenirlas desde el propio sector, en colaboración con la Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia. Iniciativa que tiene un gran interés social y de salud pública.







Recientemente (noviembre 2016) Andalucía se ha unido a este movimiento y ha realizado un “Manifiesto andaluz a favor de la moda y los desfiles saludables como activos para la salud” en el marco de las distintas acciones emprendidas desde la Iniciativa “Imagen y Salud” de la Junta de Andalucía, que persigue cinco claros objetivos:
  • Promover un debate social a favor de la diversidad corporal, la autoestima y la satisfacción con el propio cuerpo. 
  • Favorecer alianzas con el sector de la moda. 
  • Sensibilizar a corrientes de opinión, frente a propuestas y modelos que ponen en riesgo la salud y los principios de igualdad de género. 
  • Promover actitudes y conocimientos que permitan defenderse ante presiones y situaciones que pongan en riesgo la salud. 
  • Generar reflexiones y documentación que, desde la evidencia, aporten recursos a acciones legislativas que pudieren desarrollarse. 

Buenas iniciativas para empezar a desactivar tanta presión a la población infanto-juvenil y en general, a las mujeres que bajo la excusa de la moda se propician. Queda mucho trecho para lograr la igualdad real de la mujer y los esfuerzos deben ser dobles, por una parte desarbolar los privilegios masculinos por otra, empoderar a las mujeres para que se defienda de estas influencias que en definitiva sólo conducen a reproducir los mismos clichés de siempre.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Zumos, nectares y frutas


El día a día nos acaba desbordando con tanta variedad de lo mismo. Hoy me refiero a las distintas presentaciones en que consumimos fruta o eso es lo que nos hacen creer. Si bien tenemos poca dificultad en identificar qué es una fruta, cuando queremos definir  una pieza de fruta ya comienzan las interpretaciones. Si una naranja es una pieza y ración de fruta ¿lo es también una cereza? o ¿un melón?

En teoría el razonamiento es sencillo. Una ración de fruta corresponde a una cantidad mas o menos a 140-150 g de la misma en crudo y limpia para comer. Así equivale a una fruta mediana (pera, manzana, naranja, plátano, membrillo, pomelo, etc.), una rodaja de melón, sandía o piña, 1 vaso de zumo exprimido, 2-3 piezas de tamaño mediano de albaricoques, ciruelas, dátiles, mandarinas, higos, etc., 4-5 nísperos, 8 fresas medianas o 10-12 cerezas, uvas, moras, grosellas, etc. En un post anterior ya hablamos de la bondad para la salud de consumir fruta "Ecuación saludable: (3+2=5)"

Los consumidores de a pié, diana de reclamos que quieren convencerle de las diferentes formas de "tomar fruta", pueden acabar simplificando el tema al adentrarse en el supermercado. Por que todo es fruta ¿o no? Hoy vamos a comentar esos productos que parecen estar cercanos a las frutas, los zumos, y no siempre lo están.

Todos pensamos cuando hablamos de zumo (jugo) de fruta en una exprimidor capaz de obtener toda la esencia de la fruta sobre la que actuamos. Incluso algunos supermercados te ofrecen la posibilidad de ser tú mismo quien en la tienda pueda producir y envasar el zumo, por ejemplo, de las naranjas. Quizás poco que objetar. Aquí el consumidor tiene pruebas más que fehacientes de que el producto así obtenido es 100% auténtico. 

Pero ahora un par de preguntas ¿es este zumo equivalente a una pieza de fruta? y por tanto ¿puedo tomar todo el que quiera? 

Comencemos por lo más elemental.  Una pieza de fruta es una naranja pero ¿cuantas naranjas son un vaso de zumo de naranja? Tras realizar varias pruebas (y dependiendo del tamaño de las naranjas) os afirmo que entre dos y tres naranjas. Esto significaría que en un zumo tenemos las propiedades nutricionales de la cantidad de fruta que requiramos utilizar para hacerlo. ¿Es esto cierto? 
Un zumo equivale como mínimo a dos frutas incompletas puesto que le falta la pulpa de la misma que es donde se encuentra la mayor cantidad de fibra. Y esto por no hablar de la "contraproducente" costumbre de algunos, bares incluidos, de añadir o facilitar azúcar para su consumo.

Así 100 g naranja (fruta) contienen 8,6 g de azúcar (fructosa), 2 g de fibra y 50 mg de vitamina C, mientras que 100 ml de zumo exprimido en casa contiene 10,2 g de azúcar, 0,1 g de fibra y 40 mg de vitamina C. 

Pero como comemos una naranja o tomamos un zumo los datos hemos de relativizarlos. De una naranja de 150 g obtendríamos 9,5 g de azúcar, 2,2 de fibra y 55 mg de vitamina C en total 66,0 Kcal, y de un vaso (200 ml) de zumo, 20,4 g de azúcar, 0,2 de fibra y 80 mg de vitamina C sumando un total de 82 kcal

Resumiendo: el zumo, como ración de consumo, aporta más energía, vitamina C pero menos fibra. De energía vamos excedidos y de vitamina C tenemos suficiente con la que aporta una naranja pero la ausencia de fibra hace que el azúcar del zumo se absorba demasiado rápidamente (índice glucémico alto). Entonces ¿Para qué quiere nadie añadir más azúcar (sacarosa) a esta bebida?

Aquí tenemos una buena razón que apoya la probable relación de su consumo con la obesidad y que justifica no recomendar el consumo de zumo en sustitución de la fruta.

Y ¿que pasa con los zumos comerciales?

El zumo es un producto susceptible de fermentación, pero no fermentado, obtenido a partir de las partes comestibles de frutas sanas y maduras, frescas o conservadas por refrigeración o congelación, de una o varias especies mezcladas, que posee el color, el aroma y el sabor característicos del zumo de la fruta de la que procede. Puede obtenerse como exprimido o bien a partir de reconstituir un zumo de frutas concentrado mediante la adición de agua. 

Pues como dirían muchos "ya no son lo que eran" pero en este caso vale la pena aclarar que esto es para bien. Hasta octubre del pasado año podíamos ver que algunos lo avisaban: «a partir del 28 de abril de 2015 ningún zumo de frutas contendrá azúcares añadidos» (Real Decreto 781/2013, de 11 de octubre).

Veamos algunos ejemplos:

Etiqueta nutricional de un zumo procedente de  un concentrado: 8,9 g de azúcar y 35 mg de vitamina C por 100 ml. Un vaso de 200 ml sería unas 82 kcal y 17,8 g de azúcar.



Etiqueta nutricional de un zumo de naranja con pulpa, según dice la etiqueta 100 % exprimido y 100% natural: 10,2 g de azúcar y 20 mg de vitamina C por 100 ml. Un vaso de 200 ml sería unas 90 kcal y 20,4 g de azúcar.





Cuando en lugar de zumo de naranja optamos por un néctar. El néctar se obtiene añadiendo agua y azúcares o edulcorantes al zumo (al menos el 50% del producto deber ser zumo natural). Este SÍ que puede contener azúcar.



La siguiente etiqueta pertenece a un néctar procedente de concentrado y contiene los siguientes ingredientes: zumo de naranja a base de concentrado (55%), agua, azúcar, pulpa de naranja (5%) y vitamina C. En resumen: 10,2 g de azúcar, menos de 1g de fibra y 30 mg de vitamina C por 100 ml. Un vaso de 200 ml sería unas 90 kcal y 20,4 g de azúcar.




Y aunque por supuesto no son zumos, también nos intentan convencer sobre que los refrescos contienen fruta (¡!), podemos ver una etiqueta de un refresco de naranja, 8,5 g de azúcares y ya está todo. 


La primera consideración es que como refresco en lata se toma como "ración" (30 ml) y esto implica multiplicar por 3,3 sus valores. ATENCIÓN: 25,5 g de azúcar o dicho de otra forma la mitad del azúcar que OMS dice que es el valor límite superior para tomar en un día: 50 g)

En conclusión:
  1. debemos incluir las frutas en su formato "fruta" como alimento importante en nuestra alimentación
  2. ocasionalmente podemos tomar un zumo exprimido casero en sustitución de una fruta, pero esto no debe ser una práctica reiterativa en el mismo día 
  3. los zumos comerciales presentan diferencias nutricionales con respecto a los zumos caseros
  4. un néctar de fruta puede contener azúcares añadidos
  5. los refrescos son bebidas carbonatadas sin parecido nutricional a zumos ni frutas


jueves, 2 de febrero de 2017

¿Alcohol o no alcohol? Esa es la cuestión



La palabra alcohol viene del árabe y significa "el espíritu". En general, no existe conciencia de que en España se bebe demasiado. El consumo del alcohol está tan arraigado en nuestra cultura que incluso está "normalizado" su abuso.

En el contexto dietético consumir alcohol es una aparente contradicción ya que si bien identificamos con ello  una sustancia que está relacionada con la alimentación, en realidad no es un nutriente. No deja de sorprender que una sustancia que nuestro organismo es incapaz de metabolizar, se ingiera con tanta profusión y normalidad, como si fuera inofensiva. No lo es. 

ESTUDES

Para muchos, beber alcohol es una práctica fuertemente vinculada al ocio de fin de semana y a la socialización. Ir de botellón o practicar el binge drinking (consumo por atracón) se han convertido en prácticas habituales de fin de semana entre adolescentes y jóvenes. En 2014, más de la mitad (57,6%) de los estudiantes españoles de entre 14 y 18 años admitieron haber hecho botellón en los últimos 12 meses  y 1 de cada 4, en los últimos 30 días y, además, 1 de cada 3 alumnos reconoció haber realizado consumo por atracón en los últimos 30 días (Informe 2016). Los efectos que se derivan de la ingesta de grandes cantidades de bebidas alcohólicas en un escaso período de tiempo son múltiples y relativamente frecuentes: borracheras, peleas, discusiones y conflictos familiares, dificultades para estudiar, etc. 



No hace mucho las noticias nos rasgaban el corazón cuando informaban de una tragedia que refleja lo peligroso que puede resultar el consumo de una droga de este calibre.

Trasladar el tema del alcohol, en general, a la opinión pública y a las recomendaciones es uno de los retos más complejos en salud pública. El consumo de alcohol, en su aspecto más social y cultural, puede entenderse como una frontera de límites imprecisos entre dos polos: el del placer producido por el consumo moderado, asociado a relaciones sociales, celebraciones, etc., y el del sufrimiento o enfermedad tanto individual como colectivo, que produce su abuso. El alcohol es una especie de Dr. Jeckyll y Mr. Hide como comentamos en otra entrada de este blog cuyo límite entre bueno y malo es tan sutil que es fácil pasarse.

El consumo de alcohol pueden incrementar el riesgo de muchos problemas de salud, como (MedlinePlus):
  • Sangrado en el tubo digestivo
  • Daño a las neuronas
  • Trastorno cerebral llamado síndrome de Wernicke-Korsakoff
  • Cáncer del esófago, el hígado, el colon, mama y otras áreas
  • Delirium tremens (DT)
  • Demencia y pérdida de la memoria
  • Depresión y suicidio
  • Disfunción eréctil
  • Daño cardíaco
  • Hipertensión arterial
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis)
  • Enfermedad hepática, incluso cirrosis
  • Daño neurológico
  • Desnutrición
  • Problemas para dormir (insomnio)
  • Tomar alcohol durante el embarazo puede ocasionar anomalías congénitas graves en el bebé. Esto se denomina síndrome de alcoholismo fetal.
  • El consumo de alcohol también incrementa el riesgo de violencia. 
Ante la multitud de informaciones contradictorias que recibe la población, la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), ha publicado en noviembre de 2016 un documento (SEE) que intenta formular mensajes clave basados en datos contrastados y hechos demostrados relacionados con el consumo de alcohol y recomendaciones para la acción. 

De estos mensajes cabe entresacar:
  • El alcohol es una de las principales causas evitables de enfermedad, sufrimiento y muerte. Sin olvidar que el alcohol aumenta la accidentabilidad por tráfico, incluso en pequeñas cantidades.
  • A pesar del descenso observado en los últimos años, en España se sigue bebiendo demasiado,  los 11,2 litros al año duplican la media mundial (6,2 litros por persona y año).
    Documento SEE
  • La frecuencia de episodios de consumo excesivo y borrachera en jóvenes es alta. Dos datos del Informe 2016: uno, el promedio de edad  de la primera borrachera se sitúa en los 14,6 años; y dos, la proporción de estudiantes que admite haberse emborrachado alguna vez es más amplia entre las chicas de los grupos más jóvenes, de 14 y 15 años, si bien conforme aumenta la edad, la prevalencia en chicos y chicas va convergiendo.
  • Los riesgos del consumo de alcohol superan sus potenciales beneficiosLa disponibilidad de alcohol es muy elevada en nuestro medio, está omnipresente, tiene un precio bajo y la promoción publicitaria de las bebidas con alcohol es muy fuerte.
  • La efectividad preventiva de los programas educativos sobre el alcohol en los menores es limitada. 
  • Una parte de las personas que beben diariamente desarrollará un trastorno por dependencia de alcohol. Los programas de tratamiento del abuso y dependencia del alcohol pueden ser efectivos, pero están infra-utilizados.


Es habitual en prácticamente todas las culturas, que el abuso en el consumo (estar intoxicado o ebrio) suponga una estigmatización social negativa: entre un grupo de personas afectadas por diversos trastornos de la salud, una persona “visiblemente ebria” es una de las peor consideradas. Por ello me parece importante resaltar que una persona bebida tiene derecho a: recibir asistencia integral y personalizada, ser atendida sin discriminación y con el máximo respeto y, a recibir información veraz y comprensible sobre las alternativas terapéuticas para superar esta adicción.

Aunque desde ciertos sectores se abogue por el concepto consumo responsable de alcohol, el único consumo responsable posible sería el consumo cero. Habida cuenta que el consumo de alcohol ha estado presente desde tiempos remotos en nuestra cultura, de forma realista hemos de buscar introducir cambios en la actitud hacia el consumo de estas bebidas.
Si una idea debe quedar clara con todo lo que sabemos es que nunca se debe aleccionar ni recomendar a realizar como práctica saludable ninguna cantidad de consumo de alcohol. Así que si no consumis bebidas con alcohol seguid con vuestra abstinencia pero si sois consumidores, rebajad al máximo su uso no sobrepasando 1-2 unidades básicas de bebida por día.


jueves, 26 de enero de 2017

Inteligencia colectiva (enero): #Stoptabaco31mayo




Desde este enero y hasta el próximo 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, un grupo de profesionales están dispuestos a desarrollar una original propuesta para abordar el tabaquismo. La campaña #Stoptabaco31mayo es ya una realidad.


La iniciativa ha partido de un grupo de trabajo multidisciplinar formado por médicas/os, enfermeras/os y farmacéuticas/os que pretenden ayudar a fumadores y profesionales de cualquier sexo, edad o condición  sobre las claves para conseguir un claro objetivo: dejar de fumar. 

Desde ¡A Tu Salud! celebro este proyecto y quiero prestarles apoyo dando visibilidad y acceso a este trabajo colaborativo en favor de la salud. Espero que las siguientes "píldoras informativas" estimulen a muchos profesionales para ser proactivos en la ardua tarea de ayudar a los fumadores a abandonar el tabaco.


Vamos a ello, para comenzar las presentaciones: 


¡AquÍ un equipo! ¡Aquí un lector! 

Y aquí la presentación de la campaña


¿Quien conforma este entusiasta equipo?  Equipo campaña #Stoptabaco31mayo


Y a partir de aquí, cada semana una "píldora"...

Empezamos con un poco de motivación y convencimiento:

Video 1: ¿Por qué los sanitarios deben abordar el tabaquismo?



Y si hay paciente es lógico plantearse recoger fielmente la información:

Video 2: Historia del paciente fumador


Laura Gandía, farmacéutica comunitaria

También son convenientes unos consejos:


Video 3: Características del mensaje para el paciente fumador


Laura Gandía, farmacéutica comunitaria



Los beneficios de dejar el tabaco se notan desde el primer momento. Clica aquí  para leer el material que el Grupo de Abordaje del Tabaquismo de la Societat Valenciana de Medicina de Familia i Comunitaria ha preparado para explicartelo.



Ahora toca empezar a conocer como trabaja el enemigo ¿Por qué engancha la nicotina?

Video 4: Fisiopatología de la enfermedad. ¿Cómo afecta la nicotina al Sistema Nervioso Central?

Rafael Peris, médico neumólogo

Si os parece tan interesante como a mí podéis seguir la evolución de esta propuesta en el siguiente canal de Youtube. Os mantengo informados.

viernes, 20 de enero de 2017

Llevar los vegetales a la escuela



La inquietud por una alimentación adecuada y saludable no es novedad pero quizás cada vez más está más presente en el interés que las personas manifiestan por aumentar su calidad de vida. Por ello el ámbito sanitario, el entorno familiar, los medios de comunicación y, como no, el mundo de la educación se hacen eco de ello. La escuela está en la encrucijada de cualquier tema que socialmente sea considerado relevante. Pero cualquier responsabilidad educativa debe ser compartida entre escuela y familia o familia y escuela que lo mismo da que da lo mismo, si queremos que el aprendizaje para una alimentación saludable sea efectivo.

Sería importante incorporar de forma primordial y efectiva las competencias en alimentación para capacitar a los escolares en el complejo bagaje de manejarse en la vida. Aunque manejarse en la vida tiene tantos sentidos como personas intenten explicarlo. Mi padre lo definía de forma pragmática cuando opinaba sobre una persona y enjuiciaba su valía según tuviera o no, a su parecer, "mundología". Yo pensaba que era un término creado por él hasta que descubrí la palabra en un diccionario de lengua española. La RAE define mundología como la experiencia de la vida y habilidad para conducirse en ella y en las relaciones sociales. 

Por supuesto que una sociedad mejor formada en conocimientos, habilidades y actitudes alimentarias puede estar más sana y capacitada para afrontar problemas y puede ser más feliz. Lo mismo o más se podría afirmar si mejoráramos las competencias para desarrollar activos de salud. En alimentación sabemos el qué y a hora el acento deberíamos ponerlo en el cómo. En los puntos débiles del qué (aquello más complejo de introducir en los escolares) encontramos a los vegetales: legumbres, frutas, verduras y cereales integrales.
La OMS sugiere que una ingesta diaria superior a 400 g de frutas y verduras en un contexto dietético bajo en grasas, azúcar y sal, reduce el riesgo de algunas enfermedades crónicas.

Os comparto tres materiales interesantes para llevar los vegetales a la escuela: uno editado por la Joint Research Center for Policy Report de la Comisión Europea, otro del Gobierno Canario y una tercera iniciativa de los dietistas-nutricionistas españoles. ¡Atención que el orden de los factores NO altera el producto!

¿Qué medidas funcionan para aumentar el consumo de frutas y hortalizas en las escuelas? 

Desde un punto de vista práctico las intervenciones realizadas en la escuela pueden llegar a grandes grupos de niños de todas las clases sociales, y los mensajes aprendidos pueden llevarse a casa y tener efecto en la familia. Los vegetales, en general y, las frutas y verduras, en particular, conforman el núcleo de una alimentación saludable. 

Una revisión de estrategias aplicadas en el ámbito escolar revisa los tipos de acciones, el número y los componentes que pueden hacer más exitosas las actividades para estimular el consumo de frutas y verduras entre los escolares. 

Entre ellos, a parte de aquellos medios que proporcionan información sobre alimentación saludable,  cabe destacar  el aprendizaje experimental como son los huertos escolares, las sesiones de degustación, las preparaciones culinarias, visitas y compra  de alimentos.

El texto ha categorizado los componentes clave para la acción según sean educacionales, del entorno o parentelares, o bien modelos mixtos o multi-componente evaluando el rango de intervenciones diversas a realizar.

El segundo, desde el Instituto Canario de Calidad Agroalimentario (ICCA), en relación con el desarrollo del Plan de Frutas y Verduras en los colegios y con la colaboración de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa y de la Dirección General de Salud Pública de Canarias, han añadido a la degustación por los escolares, un conjunto de Medidas de Acompañamiento del Plan, que consisten en actividades formativas con materiales didácticos, para la realización de talleres (3-5 años,6-9 años,10-12 años) para motivar el consumo de estos vegetales. Y además, que estas acciones se trasladen al entorno familiar y comunitario. En los talleres se abordan aspectos sobre la procedencia de las diferentes frutas, sus características organolépticas, recolección y su repercusión en la salud, con la intención de que los escolares se empoderen y sean agentes de salud. Un estupendo material que sin duda conducirá a los objetivos que se ha planteado.

Y otro material interesante para el entorno escolar sobre otros vegetales lo encontramos bajo el nombre "Conociendo las legumbres" y ha sido el elaborado por el colectivo de dietistas-nutricionistas (Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España y la Academia Española de Nutrición y Dietética) con motivo de la celebración del Día Mundial del Dietista-Nutricionista (24 de noviembre 2016): Guía para el docente  y Cuaderno de actividades, 20 actividades diversas que tocan distintas áreas. Un buen recurso para conocer, jugar y amar las legumbres adaptado a distintas edades o niveles. 


Acceder a la GuÍa
Acceder al Cuaderno





Una buena idea y un buen homenaje al año que ha acabado: 2016 Año Internacional de las legumbres. 





¡Enhorabuena JRC, ICCA y AEND!

viernes, 6 de enero de 2017

Y el premio a la mejor dieta es para...





Analizar de forma objetiva las dietas existentes para poder llegar a la conclusión de cuál es la mejor dieta para comer de forma saludable es a la vez que un atrevimiento una tarea productiva. Quizá cuanto más profundizamos sobre este tema más dudas nos surgen para contestar de forma contundente.
Aproximadamente hace un año fueron publicadas la última "Guía dietética para Americanos 2015-2020" en la que, entre muchas otras cosas, vienen a decir que "el conjunto de pruebas examinadas identifica que un patrón dietético saludable es el que presenta un alto contenido en verduras, frutas, cereales integrales, productos lácteos bajos o sin grasa, mariscos, legumbres y nueces; moderado en alcohol (en adultos); bajo en carnes rojas y procesadas y bajo en alimentos y bebidas azucaradas y en cereales refinados.

En sus recomendaciones venían a expresarlo con las siguientes ideas:

  • Sigue un patrón de alimentación saludable a lo largo de tu vida.
  • Un patrón de alimentación saludable incluye:
    • Una variedad de vegetales de diferentes tipos.
    • Frutas, especialmente enteras.
    • Féculas, al menos la mitad de ellas integrales.
    • Lácteos bajos en grasa o desnatados.
    • Una variedad de proteínas incluyendo marisco, carnes magras, huevos, legumbres, nueces, semillas y productos de soja.
  • Un patrón de alimentación saludable limita grasas saturadas, trans, azúcar añadido y sodio. Por tanto:
    • Los azúcares añadidos deben suponer menos del 10% de las calorías diarias.
    • La grasa saturada también debe aportar menos del 10% del consumo energético diario.
    • Consume menos de 2.300 mg de sodio al día
    • Si se consume alcohol debe hacerse con moderación (una copa al día en mujeres y dos en hombres)
  • Las necesidades de nutrientes deben ser principalmente cubiertas por comida incluyendo alimentos densos en nutrientes.
  • Los patrones alimentarios saludables son adaptables: los individuos tienen mas de una manera de alcanzar un patrón de alimentación saludable que debe tener en cuenta su entorno sociocultural y sus preferencias personales.
  • Además de una alimentación saludable, debemos mantener una actividad física regular.
El tercero de los puntos que "los patrones saludables son adaptables" significa que existen muchas concepciones de como configurar una dieta y evidentemente es reconocible por todos que el patrón de dieta mediterránea y el de dieta ovo-lacteo-vegetariana pueden ser también estándar de dietas saludables.


Hace unos días (4 de enero) la revista norteamericana U.S. News & World Report ha publicado un estimulante y fundamentado ranking con el objeto de establecer según la consideración de un grupo de expertos qué "dieta" es la mejor para diferentes menesteres que van desde la facilidad de ejecución hasta bajada de peso, pasando por la diabetes o el cuidado del corazón. Pero en este foro mi preocupación es cuál es la que está más acorde con una alimentación saludables. Pues bien, cabe apuntar que el reconocimiento se lo llevan la dieta DASH y la dieta Mediterránea.

¿Y dónde ha quedado la Dieta Mediterránea?
En esta clasificación para el 2017, la dieta mediterránea queda muy bien situada, en un meritorio segundo puesto. Y lógicamente peor valorada en la pérdida a corto y largo plazo del peso.
Si bien se acepta que la gente en los países que bordean el Mar Mediterráneo viven más años y presentan menos cáncer y enfermedades cardiovasculares que otras culturas, el (aparente) secreto es un estilo de vida activo, control de peso y una dieta baja en carnes rojas, azúcares y grasas saturadas y alta en vegetales, frutas, verduras, frutos secos y otros alimentos como el pescado, siendo acompañada moderadamente de vino. Claro está que no existe un modelo único de dieta mediterránea, y que las culturas mediterráneas han perdido de forma notable esta seña de identidad y salud quedando como referente de buena práctica o patrón al que hemos de volver. Pero no olvidemos que esta tradición, saber hacer gastronómico y cultura culinaria ha sido reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. 

¿En que consiste?

Las principales características del patrón de dieta mediterránea tradicional son:
  • Consumo abundante de alimentos vegetales (cereales, frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos, semillas y aceitunas)
  • Aceite de oliva como fuente principal de grasa
  • Consumo entre moderado y alto de pescados y mariscos.
  • Consumo moderado de huevos y carne de ave.
  • Consumo moderado de lácteos (en la forma de queso y yogur).
  • Uso habitual de hierbas y especias variadas, como, limón, vinagre, ajo, romero, perejil, etc.
  • Bajo consumo de carne roja (principalmente ovina y caprina), pasteles y grasa saturada.
  • Consumo moderado de alcohol, principalmente en forma de vino durante las comidas.
  • Consumo de alimentos frescos, de transformación mínima, locales y de temporada.

Los estudios siguen apoyando las bondades de sus componentes y no podemos obviar el concienzudo trabajo que el equipo de los estudios PREDIMED y PREDIMED plus, está realizando para evidenciar científicamente las ventajas de esta dieta. Basta citar el artículo publicado en New England Journal of Medicine en el que se concluye que, entre las personas con alto riesgo cardiovascular, una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva extra virgen o frutos secos reduce la incidencia de eventos cardiovasculares como el infarto, el ictus o la muerte cardiovascular.


Pero la campeona en este ranking ha sido la llamada dieta DASH. DASH son las siglas en inglés de Dietary Approaches to Stop Hypertension (Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión).
La dieta DASH ha sido la mejor valorada de forma general (4,2 sobre 5) y como dieta saludable (4,8 sobre 5) pero también queda muy bien parada para otras circunstancias de entre las 38 dietas analizadas (diabetes, corazón). Creo que con este son 5 los años consecutivos que se hace con este título. Como se resume en el siguiente cuadro, sólo obtiene menor puntuación y peor posición si se contempla como dieta para bajar el peso "per se".
http://health.usnews.com/best-diet/dash-diet

¿En que consiste?
Este tipo de alimentación puede ayudar a bajar la presión arterial alta y el colesterol y otras grasas en la sangre. Se ha estimado que reduce la presión arterial sistólica en 1,7 mmHg. Es una dieta rica en frutas, verduras, hortalizas y lácteos desnatados, que incluye cereales integrales, pollo, pescado y nueces y pequeñas cantidades de carnes rojas, dulces y bebidas azucaradas. Esta dieta es baja en grasa total, grasa saturada y colesterol a la vez que es rica en potasio, magnesio y calcio. 
Estas podrían ser el número de raciones de cada grupo de alimentos sobre el que realizar las recomendaciones, dependiendo de las necesidades energéticas de cada individuo:

Grupo Alimenticio
Raciones/día según el volumen energético de la dieta
1.600 kcal
2.000 kcal
3.100 kcal
Cereales y productos derivados
6
7-8
12-13
Verduras
3-4
4-5
6
Frutas
4
4-5
6
Productos lácteos bajos en grasa o sin grasa
2-3
2-3
3-4
Carnes, aves y pescado
1-2
2 o menos
2-3
Nueces, semillas y guisantes secos
3 / semana
4-5 / semana
1
Grasas y aceites
2
2-3
4
Dulces
0
5 a la semana
2


Tres formas o maneras de plantearse la dieta (con pocas diferencias entre ellas) que tienen muchas ventajas para la salud y pocos inconvenientes. ¿Os animáis?